22 may. 2011

El futuro de los museos


“Es necesaria una reflexión sobre el futuro de una institución llamada a ser el centro de la vida cultural del mañana, a partir de la conservación de un patrimonio vuelto a ser vivo y no en mausoleos inaccesibles para la mayoría…” J. F. Leroux-Dhys[1]

El presente artículo crítico pretende ofrecer una visión personal de la lectura del libro “Museología y Museografía” de Luís Alonso Fernández, en su capítulo 2. Memoria, Interpretación y relato. Pasado y Evolución del Museo (pp. 41-64).

En el momento de la lectura, hemos evitado aplicar un eje-esquema cronológico, pues comenta el autor en su prólogo, este manual pretende favorecer la comprensión didáctica y sincrónica. Por otra parte, previo a realizar un análisis, nos hemos planteado las siguientes cuestiones:
  • ¿En qué circunstancias históricas y culturales se crearon los Museos?
  • Si nuestra realidad es distinta, ¿Por qué no habría de cambiar la Institución museística?

Estos interrogantes han sido los que nos han guiado en cierta manera a la hora de leer y analizar el texto sugerido.

Una de las cuestiones que nos ha respondido dicho texto en primera instancia es: ¿Qué buscamos cuando vamos a un Museo? Sensaciones, deleite por el arte, conocimiento, responder a preguntas antes planteadas. Curiosidad, admiración o sorpresa[2]. Aspectos que se han repetido a lo largo de la Historia de la Humanidad, y que han sido los motores que han creado y generado un espacio con una idiosincrasia particular al que llamamos “Museo”.

Sin embargo, la cuestión principal de todo el capítulo 2. del libro, es cómo se ha creado el concepto de Museo. Para ello, el autor propone un discurso muy similar, según entendemos, al de la Historiografía. De la misma manera que la Ciencia Historiográfica estudia las diversas líneas por las que se ha entendido y formulado la Historia, ALONSO FERNANDEZ, plantea las ópticas principales a través de las que se ha conformado el concepto de Museo. Es decir, este libro no es un texto dogmático a la manera de manual cerrado, sino que podemos ver en el mismo las distintas corrientes que han generado la idea de Museo. De esta manera, esta tratando el objeto de estudio de manera científica: la Ciencia Museográfica o Museológica. Si bien entendemos que se suscite un debate sobre si es “ciencia” o “disciplina”. Lo que está claro, es que el discurso del autor es profundo, teórico e incluso ciertas reflexiones nos acercan a la Filosofía[3].

ALONSO, nos habla de dos corrientes: la histórico-objetiva, por la cual el Museo es testimonio histórico en la evolución cultural de la humanidad. Así, la institución museológica testimonia con su realidad la propia evolución cultural de la humanidad, teniendo como misión principal la de preservar aquellos objetos  del pasado que están a su cargo para generaciones presentes y futuras[4].

Considerando esta óptica, entendemos cómo la idea de Museo ha pasado las fronteras europeas, estableciéndose en los demás continentes ya que al constituirse en testimonio de memoria colectiva y la memoria del pasado, las culturas no europeas quieran desde hace relativamente poco tiempo conservar su patrimonio como medida de identificación de su pasado.

En la evolución del Museo, observamos como la terminología y concepto de  thesaurus,  pasa de la antigüedad prácticamente igual a la edad media y el cristianismo: lugar de acumulación de tesoros y de contemplación. Posteriormente, durante los siglos XVIII y XIX se pasa de la colección y el gabinete de curiosidades al museo moderno. La crisis de la conciencia europea, de los viejos conceptos tradicionales al predominio de la razón: investigación y crítica, dará lugar a otro tipo de institución. Ésta se conformará como un elemento de prestigio y diferenciación o similitud al de las grandes potencias europeas. Así, mediante la exaltación de los valores de cada país, el Museo pretende ser  una herramienta para el reconocimiento de los avances en conocimiento científico respecto a los demás países.  Este hecho, tal y como hemos avanzado en líneas anteriores, genera una perspectiva internacional. El fenómeno europeo hacia el “nuevo mundo” como instrumento de carácter ideológico y sociocultural[5]

El autor afirma que hay posturas diversas si bien son complementarias[6]:. Como hemos comentado al principio de este trabajo, se trata de una revisión similar a la que se podría realizar desde la Historiografía, que estudia las diferentes maneras de plantear la Historia. De igual forma, ALONSO plantea una evolución secuencial en la formación del museo considerando dos ópticas principales: la explicación histórico-objetiva de Germain Bazin a la perspectiva de la evolución cultural de Hugues de Varine -Bohan[7]. Se trataría de posturas antropológicas, sociológicas o etnográficas. Además de estas dos visiones, también hace mención a la importancia del estudio del Museo respecto a una evolución técnico museográfica, o desde el carácter instrumental o didáctico.

¿En qué consistiría la evolución antropológica? Siguiendo a ALONSO, se trataría de la explicación de la formación del museo como una reflexión a la historia del pensamiento y su evolución dentro de la evolución global de la humanidad. Destacamos la siguiente reflexión del autor porque nos parece muy sintética:

“Atendiendo al desarrollo de los museos dentro de la evolución cultural de la humanidad, hoy estamos a caballo de planteamientos alejandrinos y renacentistas, somos herederos del afán pedagógico  de la Ilustración, nos sentimos en la obligación de desarrollar el concepto de museo público que nos trajo la Revolución Francesa; y hace ya lustros que estamos convencidos de que la superación del  museo-almacén no ha liquidado la crisis de la identidad y de la significación sociocultural aparecida a principios de los setenta y agudizada en esta llamada sensibilidad postmoderna  de la situación conocida como finisecular y postindustrial” ALONSO. P. 63

Este dato es fundamental para tener conciencia de lo que ocurre hoy en día en los Museos, y hasta qué punto ha evolucionado el concepto según las distintas líneas de estudio.

“La perspectiva de lo social es determinante para el análisis adecuado de los museos desde la vertiente de la evolución cultural de la humanidad”[8]

Es decir, la concepción de museo como centro vivo ha acaparado todos los esfuerzos en los treinta últimos años, siguiendo un ángulo especialmente sociológico y antropológico, pero no parece que se hayan logrado los objetivos que promulga el estudio social. Se advierte cierto estancamiento en nuestro presente museológico, que ha de ser superado en un futuro. El Museo todavía no es una institución dinamizadora al cien por cien. Aspecto que sí encontramos en Museos de Ciencias, por ejemplo, todavía no se ha conseguido en Museos que arrastran la herencia decimonónica como los Museos de Bellas Artes o las Pinacotecas.

Sin embargo, aun no habiéndose alcanzado al 100% este objetivo, ALONSO reconoce que se ha avanzado en cuestiones prácticas, como en la Museografía.

Podemos finalizar el presente trabajo con las siguientes conclusiones:

Ø      El autor ofrece un texto que invita a la reflexión. Es didáctico, pero no dogmático.
Ø      En el Museo actual confluyen las dos perspectivas: histórico-objetiva y antropológica.
Ø      El futuro del Museo como una institución con fin social, y democratizador, debe atender más a la línea antropológica y etnográfica, que a la de “contenedor de representaciones materiales de la cultura”. Al menos, debería de ser la tendencia predominante.



BIBLIOGRAFÍA

  • ALONSO FERNÁNDEZ, Luís: “Museología y Museografía” Ed. Del Serbal, Madrid, 2006
  • ALONSO FERNÁNDEZ, Luís: “Introducción a la nueva museología”, Ed. Arte y Música. Alianza Editorial
  •  BALLART HERNÁNDEZ, Josep y JOAN TRESSERRAS, Jordi: “Gestión del Patrimonio Cultural”, Ed. Ariel Patrimonio, Barcelona, 2001
  •  CHINCHILLA GÓMEZ, y otros: “Criterios para la elaboración del Plan Museológico”. Ministerio de Cultura, Madrid 2005.
  •  HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, Francisca: “Manual de Museología”, Ed. Síntesis, colección Biblioteconomía y Documentación, Madrid, 2001.
  • LORD, Barry: “Manual de Gestión de Museos”, Ed. Ariel Patrimonio Histórico, Barcelona, 1997.
  • RICO, Juan Carlos: “Montaje de Exposiciones”. Museos-Arte-Arquitectura, Ed. Sílex, Madrid, 1996
  • SANTACANA MESTRE, Joan y SERRAT ANTOLÍ, Nuria: “Museografía Didáctica”, Ed. Ariel, Barcelona, 2005



[1] “Note sur quelques musées d´daprès 1980. La Museologie selon G.H. Riviere, Paris Dunod, 1989, pp, 66-67
[2] ALONSO FERNÁNDEZ, Luis: Museología y Museografía, ed. Del serbal, Barcelona. P. 43
[3] Aspectos relacionados con la evolución del tiempo: el tiempo que pasa y el que perdura, intrínsecamente relacionados con la evolución misma de Museo.
[4] ALONSO FERNÁNDEZ, Luis: Museología y Museografía, ed. Del serbal, Barcelona. P. 46, sobre nota de la obra de WARD, Ph. R.: La Conservación: el porvenir del pasado”, Museum, vol. XXXIV, num. 1, 1982, p. 6
[5] ALONSO FERNÁNDEZ, Luis: Museología y Museografía, ed. Del serbal, Barcelona. P. 61
[6] ALONSO FERNÁNDEZ, Luis: Museología y Museografía, ed. Del serbal, Barcelona. P. 62
[7] Presidente del ICOM de 1966 a 1975
[8] Corriente apoyada por autores como: Desvallées, Giraudy, Boulhet, Impey, Mac Gregor, Jeudy, Jordanota, Henri Rivière, Hudson.